¿Cómo mejorar la privacidad y seguridad de su vivienda?

Debido al incremento de vendedores que tocan timbre, delincuentes que buscan echar una ojeada a su vivienda y otras molestias, puede sentir, en ocasiones, que no merece la pena responder cuando llaman a la puerta. Si finalmente decide contestar al llamado, puede encontrarse con un vendedor que le hará difícil la tarea de deshacerse de él, si no adquiere alguno de los productos que le ofrece.

Para eludir que esto suceda y a su vez acrecentar la seguridad de su hogar, es muy recomendable el emplear una barrera protectora entre su puerta y la calle. Ante estas situaciones las alarmas no suelen sirven de mucho. La recomendación es instalar un simple cerco en torno a su jardín, con un portón bien cerrado para eludir a cualquier vendedor o ladrón.

 

Si bien la opción del cerco es una excelente manera de lograr privacidad, no en todas las casas hay un patio o jardín en donde se pueda edificar uno. También existe la posibilidad de instalar un portón con una cámara de video-vigilancia, de esta manera se impedirá ingresar a la entrada de su vivienda. Esto además le permitirá tener el portón cerrado todo el tiempo. La idea primordial es dificultar el acceso a la puerta de su hogar. De esta manera, los vendedores, y hasta los husmeadores, verán que se precisa de mucho esmero para poder ingresar a su casa, se van a dar por vencidos y se retirarán.

Por mucho que un cerco y un portón sean dos buenas opciones para proteger su casa, es aconsejable el considerar la posibilidad de tener un perro guardián. Un perro de guardia puede ser realmente útil, pues los ladrones desistirán al ver que un can les está ladrando. De todas maneras, tenga presente que la eficiencia del can para atemorizar a una visita no deseada, va a depender mayoritariamente de la predisposición, el entrenamiento, así como el carácter del perro.

La mayor parte de los perros frente a la presencia de un extraño van a ladrar. Pero esto no siempre impedirá que alguien se acerque a su puerta, a menos que su perro esté especialmente entrenado para esto. En verdad, muchos de los vendedores, así como los delincuentes, suelen lidiar con perros diariamente, y sencillamente ignoran el ladrido, e intentan de todos modos acercarse a su puerta. Pero si el can es más bien de naturaleza violenta, entonces va a ser diferente la respuesta. Si el indeseado percibe que el perro está preparado para atacar, generalmente se atajará y se distanciará de su hogar frente al temor de poder llegar a ser mordido por su perro.

Tenga en cuenta que tener un can no quiere decir que debe adiestrarlo como asesino, ni darle esteroides a fin de que tenga a los indeseados visitantes distanciados. Lo que recomendamos es que tenga un can beligerante que se sostenga firme y de esta forma colabore a sostener su intimidad. En el momento en que un vendedor visite su domicilio y vea al can agresivo, no sacrificará una venta frente al peligro de ser mordido por su mascota.

Además de las ya mencionadas, existen otras formas de perfeccionar la seguridad y privacidad de su vivienda. Puede por ejemplo, contratar un sistema de vigilancia para incrementar aún más la seguridad.

Resumiendo lo visto hasta aquí, tenemos que en referencia a los vendedores, un cerco con un portón cerrado con llave sería la mejor solución, siempre que se disponga de un área para su edificación. Por otra parte, si no se dispone de tal espacio, se puede usar un perro de guardia especialmente entrenado, que cumplirá a la perfección la función de mantener la seguridad y privacidad.